jueves, 13 de noviembre de 2008

En los bares de Irún ya no quedan bocatas calamares


Menuda la que se ha montado en Irún con el pago de los autobuses que llevaban a 235.543 iruñeses a ver el partido con el Madrid ese que no vale ni lo que costó bautizarlo. Habian preparado todos los billetes con una perfección que para sí la quisiera la Unión y el Fénix aquella que se fue a pique, dejando un pufo tremendo, y a las cuatro menos cuarto se pusieron a la venta, incluida la comisión del bar la Perla del Cantábrico encargada de venderlas a 178 euros cada billete. Se organizó la de dios es cristo. Mas de millón y medio de iruñeses formaron una cola de 23 kilómetros, todo muy a lo vasco fronterizo, para comprar los jodidos boletos, que además no se veia nada de lo que ponían. La gente se empezó a cabrear, no habia dónde sentarse, hacía un frio de la hostia, y, lo que es más grave, llegó uno de Talavera de la Reina, que llevaba en Irún como quince días, agarró todos los boletos y a tomar por culo. Se los llevó al pueblo de al lado para revenderlos y poder pagar así la hipoteca.

El tio era más listo que el hambre. Habia estudiado en los Escolapios de Calatayud con aprobao raspado, pero habia entrado a trabajar en la cocina y se habia puesto las botas preparando botillo del Bierzo, que gustaba a los curas lo que no está escrito. Al final, le hicieron ingeniero y le mandaron a trabajar a la Philips de Eindhoven, donde hizo un curriculum de la hostia, se casó con la sobrina del alcalde, que era un gilipollas de mucho cuidao, y se vino para Irún donde montó una copistería, que imprime en cuatro dimensiones. Acojonante, tú. De lo mejorcito de Talavera de la Reina y Rentería.

Menos mal que al final los de Irún eliminaron al Madrid de la Copa y pudieron quitarse la espina de los jodidos boletos, que si no, a la vuelta del partido hubieran montao un "alarde" del copón para poner al de Talavera en su sitio, es decir, en la puta calle comiendo bocatas calamares hasta que le diera el moquillo.

8 comentarios:

Merche Pallarés dijo...

Mira que soy de Irún y solo hoy me he enterado de que los de la Real Unión ganaron al Madrid. Por cierto nos llamamos iruneses (sin ñ)... Me he reido con tu post. Muy bueno. Besotes, M.

Liberto Brau dijo...

Quiero agradecer tus visitas a “Amanece púrpura”, lectura del primer capítulo de esta novela “en proceso” y comentario… en suma, tus palabras. Vuestra respuesta ha sido realmente espectacular, desmedida, superando en mucho mis expectativas. En apenas nueve días “Amanece púrpura”, su primer capítulo, ha tenido 750 lecturas, 70 comentarios como el tuyo entre los que dejaron sus palabras en la página o en mi e-mail… Recientemente he editado la segunda entrega, que te invito a visitar y leer… Mantengo el acuerdo de “palabras” que planteaba: un nuevo capítulo cada 52 comentarios, por lo menos… Gracias Gracias Gracias… Y ahora me voy a leer tu último texto… El que escribe debe leer, y viceversa… Saludos cómplices… Liberto Brau

BIPOLAR dijo...

no te preocupes, todo pasa, los escolapios, los calamares, los vascos fronterizos y el fútbol... tómate la medicación, relaja, relaja...

qué afición más tonta estoy cogiendo a venir a este planeta de lo absurdo..

Si me siento como Alicia...

Don Segismundo de Valonsadero y Medinaceli dijo...

MERCHE, aunque seas de Irún o de Tomelloso, no es necesario que estés al tanto de que el Irún mandó al Madrid a la cuneta donde todo es llanto y crujir de dientes. Sin ir más lejos, conozco a uno de Navalcarnero que iba con el Irún y no se lo podía creer

Don Segismundo de Valonsadero y Medinaceli dijo...

LIBERTO libertino, me han hablado de "Amanecer púrpura" en la peluquería de mi señora y me han dicho que antes de ayer ya habia tenido 567.123 visitas. Yo todavia no lo he leido, pero voy a empezar por la tercera entrega cuando la tengas, para luego ir hacia adelante y asi poder entender mejor la intriga. Estoy emocionado y dispuesto a tomar apuntes

Don Segismundo de Valonsadero y Medinaceli dijo...

BIPOLAR, tu presencia en esta tu mansión es como la visita que hizo Maria Magdalena a Simón de Arimatea en Cafarnáum. Al principio no le apetecía mucho, pero cuando le sacó el licor de guindas ya no quería marcharse. También pensó que era absurdo estar allí, pero estaba tan hasta los huevos de lo racional y lo correcto, que las tardes que pasó oyendo las absurdeces de la suegra de Simón de Arimatea siempre las recordará como las más superestelares de su vida.

BIPOLAR dijo...

JAJAJAJAJA

GabrielAñez dijo...

jeje esa cerveza se ve bastante provocativa :) gabriel - paginas web